YellowKorner

YellowKornerAyer paseando por Barcelona, descubrí un lugar donde perderme, un lugar muy recomendable si os gusta la fotografía, el arte, la creatividad y sobretodo donde buscar sensaciones o momentos mágicos que solo un profesional sabe captar. No se trata solo de una tienda de fotografía, en una época en que todo el mundo acaba decorando sus casas con los mismos muebles, plantas y cuadros confeccionados al por mayor vete tu a saber donde, da gusto encontrar un lugar donde comprar piezas muy variadas y a unos precios accesibles, desde 30 €, puedes llevarte una obras de gran calidad y sin un elevado nº de copias fluctuando por el mundo. Este paraíso se llama YellowKorner y ya funciona en otros países, pero aterrizó en Barcelona hace apenas unos meses. Los padres de la criatura son  Alexandre de Metz y Paul-Antoine Briat, y disponen de un catálogo de más de 700 obras, con algunos de los grandes como Eugène Atget o Man Ray.

Me quedo con su claim “Regálese una fotografía artística de edición limitada”, faltaría añadir “Porque yo lo valgo”.

Anuncios

El encanto de un lugar abandonado …

imagen balneario abandonadoTras el parón navideño, toca ponerse las pilas. Y es que entre villancico y especiales musicales, en la televisión de este país puedes encontrar perlas como esta: abandonalia. Se trata de una web que se encarga de mostrarnos el encanto que encierran viejos edificios abandonados, encontramos de todo: hoteles, fábricas, un cine, una clínica, un bar de pueblo y hasta un molino. No solo las obras nuevas y bien conservadas tienen que resultarnos bellas, el ojo del fotógrafo se encarga de buscar el ángulo o la perspectiva adecuada para reflejar el atractivo de estos lugares. La imaginación hace el resto, enganchada me he quedado a las miles de historias que acuden a mi cabeza viendo estas fotos. Parecen escenarios de películas de miedo o de una desastre nuclear, como si los propietarios o habitantes de estos lugares hubieran desaparecido de forma misteriosa. Bueno aquí lo dejo que se dispara mi fantasía y …

Ben Heine

Ben HeineGracias a PuroMarketing, descubrí el otro día la obra de Ben Heine. Me parece fascinante la combinación de imagen y dibujo que este artista visual consigue plasmar en sus trabajos. Es una historia dentro de otra historia, usando su imaginación, la parte creativa se superpone a la realidad de la foto. El blanco y negro de un sueño, sobre el color de una imagen. Si os interesa saber más sobre él, aquí os dejo una mini entrevista publicada en la web Xatakafoto, muy interesante.

Shek Kip Mei

Shek Kip MeiEn tiempos de crisis, no sabemos donde o como acabaremos, pero es paradójico pensar que en una gran ciudad como Hong Kong, donde se construyen los hoteles y rascacielos más altos, sofisticados y caros del mundo, puedan existir lugares como este. Gente que malvive en poco más de 10 m2, en habitáculos donde amontonar toda tu vida, todos tus enseres, objetos que nos ayudan a saber quienes somos, de donde venimos y recuerdos de toda una vida. Shek Kip Mei fue construido para alojar a la población que se quedó sin un techo en el incendio que asoló la ciudad en 1950. Unas décadas más tarde el fotógrafo alemán Michael Wolf, se ha encargado de mostrar al mundo como vive esa gente, en un espacio tan reducido. El trabajo lleva por título 100 x 100 y en ella encontramos 100 historias, 100 imágenes, 100 maneras de utilizar esos 100 pies cuadrados para poder sobrevivir.

La publicidad en el transporte público

tranvia de BarcelonaDebo reconocer que me gusta vivir en Barcelona, aunque siempre me queje de que somos muchos los que vivimos en ella y que sobretodo en verano hay guiris por todas partes, una de las cosas que más me gusta de la ciudad es descubrir nuevos espacios o lugares, de forma casual. Pues bien hoy he descubierto el Espai Mercè Sala, en el vestíbulo de la línea 5 de la estación de Diagonal, y en ella una exposición dedicada a La publicidad en el transporte público, que nos muestra la evolución de la publicidad en los transportes público de Barcelona desde el 1870 hasta ahora. Siguiendo el hilo del post de ayer, me encantan las fotos antiguas de mi ciudad, cuando apenas había coches por las calles, cuando la gente iba con sombrero, aunque solo salieran a buscar el pan, cuando intento adivinar que calle o que cruce se muestra en la fotografía y si los años han dañado o no el espacio mostrado. Es un viaje en el tiempo, gratis y gratificante, es un pequeño oasis en medio de una gran ciudad y además se está fresquito, que más se puede pedir.